sábado, 24 de febrero de 2018

La distopía española

 

 

Amnistía Internacional certifica el final de la democracia en el Estado español?

 Germán Gorraiz López
 
La mencionada deriva totalitaria del Estado español estaría amparado por la “espiral del silencio” de los medios de comunicación de masas del establishment.
El Tardofranquismo sería hijo del Tejerazo o golpe blando de 1.981 en el que los líderes políticos confinados en el Congreso fueron “invitados” a aceptar un acuerdo tácito por el que se declaraban intocables el establishment asociado al sistema monárquico, al sistema político bipartidista y a la “unidad indisoluble de la nación española” y estaría plasmado en la todavía vigente Constitución de 1.978, Carta Magna que estaría blindada ante cualquier cambio institucional que se pueda producir en el Estado español con lo que se cumpliría una vez más el testamento de Franco : “Todo está atado y bien atado”.
El Tardofranquismo sería un anacronismo político que bebería de las fuentes del centralismo jacobino francés y del paternalismo de las dictaduras blandas y que incluirá en su cartografía la llamada “Doctrina Aznar”, distopía que tendría como ejes principales la culminación de la “derrota institucional de ETA para impedir que el terrorismo encuentre en sus socios políticos el oxígeno que le permita sobrevivir a su derrota operativa” y el mantenimiento de la “unidad indisoluble de España “, lo que se traducirá en la aparición de “presos políticos “ en la sui generis democracia española, de los que serían paradigma los 3 jóvenes de Alsasua y los Presidentes de Omnium y Assemblea Nacional Catalana (ANC) junto con Oriol Junqueras y Forn.
¿Existen presos políticos en España?
Si atendemos a la definición de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (resolución de 1.900) podemos deducir que existen en estos momentos en el Estado español los presos políticos. Así, el supuesto III de dicha resolución, afirma que “se considerará que existen presos políticos en el caso de que “por motivos políticos, la duración de la detención o sus condiciones sean manifiestamente desproporcionadas con respecto del delito del que la persona ha sido declarada culpable o de la que se sospecha”, supuestos que se pueden aplicar con total exactitud en el caso de los 3 jóvenes de Alsasua que llevan más de 1 año en prisión incondicional y con total ausencia de seguridad jurídica al ser rechazados todos los argumentos de sus abogados defensores por la Juez Lamela y por la Fiscalía del Estado , cuya primera misión es “ velar por la seguridad jurídica de los ciudadanos de España”.
En el caso de Oriol Junqueras, los Jordis y los consellers del Govern Catalán condenados a prisión incondicional, se cumpliría el supuesto IV de la citada resolución 1900 del Consejo de Europa, que señala que existirían presos políticos si “por motivos políticos, la detención e ingreso en prisión se produzca de manera discriminatoria en comparación contras personas”.Así, la Presidenta del Parlament de Catalunya, Carme Forcadell y 3 miembros de la Mesa de dicho Parlament, a pesar de haber sido acusado de los mismo delitos que Oriol Junqueras y los 7 consellers (rebelión, sedición y malversación de fondos) habrían sido puestos en libertad con medidas cautelares por el Tribunal Supremo a diferencia de los anteriores juzgados por la juez Carmen Lamela de la Audiencia Nacional.
La juez Lamela como brazo ejecutor de la Doctrina Aznar

Para entender el proceder de la juez Lamela y la deriva involucionista del Estado español, habría que recurrir a la Doctrina Aznar que tendría como ejes principales la culminación de la "derrota institucional de ETA para impedir que el terrorismo encuentre en sus socios políticos el oxígeno que le permita sobrevivir a su derrota operativa" y el mantenimiento de la "unidad indisoluble de España " con el objetivo último de criminalizar a grupos y entidades díscolos y refractarios al mensaje del establishment dominante del Estado español, elementos todos ellos constituyentes de la llamada “perfección negativa”. Dicho término fue empleado por el novelista Martín Amis para designar “la obscena justificación del uso de la crueldad extrema, masiva y premeditada por un supuesto Estado ideal” y que tendría a la juez de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela como brazo ejecutor.
Así, dicha juez sería la encargada del llamado “affaire Alsasua”, en el que ocho jóven es de la localidad navarra de Alsasua podrían ser condenados a penas estratosféricas de 52 años de prisión al ser acusados de “delitos de terrorismo” tras un altercado con dos miembros de la Guardia Civil y sus parejas que derivó en un parte médico de “lesiones menores” y que en su día fue calificado por el Coronel Jefe de la Guardia Civil de Navarra como “delitos de odio”. Asimismo, Lamela sería la responsable de ordenar el ingreso en prisión incondicional del Vicepresidente Oriol Junqueras y ocho Consellers de la Generalitat por presunto delito de rebelión que podría acarrearles penas estratosféricas de 30 años para cada uno de ellos, todo lo cual representaría un auténtico ejercicio de “terrorismo jurídico” que generará una inmediata reacción de repulsa popular e institucional y que será un proceso judicial de largo recorrido que terminará indefectiblemente en el Tribunal Europeo de Estrasburgo.
La espiral de silencio de los medios de comunicación españoles

El término distopía fue acuñado a finales del siglo XIX por John Stuart Mill en contraposición al término eutopía o utopía, empleado por Tomas Moro para designar a un lugar o sociedad ideal. Así, distopía sería “ una utopía negativa donde la realidad transcurre en términos antagónicos a los de una sociedad ideal”.Las distopías se ubican en ambientes cerrados o claustrofóbicos enmarcados en sistemas antidemocráticos, donde la élite gobernante se cree investida del derecho a invadir todos los ámbitos de la realidad en sus planos físico y virtual e incluso , en nombre de la sacro-santa Unidad de España y a eliminar el principio de inviolabilidad ( habeas corpus) de las personas, síntomas todos ellos de una posterior deriva totalitaria del Estado español plasmada en la instauración de la Ley Antiterrorista, la persistencia de la tortura, la Ley Mordaza y la unidad indisoluble del Reino de España, elementos constituyentes de la llamada “ perfección negati va”, término empleado por el novelista Martín Amis para designar “la obscena justificación del uso de la crueldad extrema, masiva y premeditada por un supuesto Estado ideal”.
La mencionada deriva totalitaria del Estado español estaría amparado por la “espiral del silencio” de los medios de comunicación de masas del establishment (PRISA, Vocento, Grupo Planeta, Grupo Godó, Grupo Zeta, Editorial Prensa Ibérica, Unidad Editorial, TVE y Mediaset España), teoría formulada por la politóloga alemana Elisabeth Noelle-Neumann en su libro “La espiral del silencio. Opinión pública: nuestra piel social” (1977). Dicha teoría simbolizaría “la fórmula de solapamiento cognitivo que instaura la censura a través de una deliberada y sofocante acumulación de mensajes de un solo signo”, con lo que se produciría un proceso en espiral o bucle de retroalimentación positiva.
El informe anual de Amnistía Internacional certifica la deriva autocrática del Gobierno de Rajoy En este contexto, el reciente informe anual de Amnistía Internacional sobre las libertades en España, ha vuelto a levantar ampollas en el establishment del Estado español al certificar meridianamente “la deriva autocrática” del Gobierno de Rajoy que contaría con la complicidad de Ciudadanos y PSOE como garantes del caduco Régimen del 78.
Así, vuelve a condenar la aplicación de la legislación antiterrorista a los detenidos por los incidentes de Alsasua al señalar que “el poder judicial continuó aplicando de manera desproporcionada la legislación antiterrorista. Tres de las siete personas detenidas y acusadas de delitos de terrorismo por su presunta participación en una agresión a dos guardias civiles fuera de servicio y sus parejas en un bar de Alsasua (Navarra) en octubre de 2016 permanecían en prisión preventiva, pendientes de una vista prevista para abril de 2018”. Asimismo, la organización ha constatado ataques al derecho de reunión pacífica, tanto en el ámbito legislativo como en la práctica policial (uso excesivo de la fuerza el 1 de octubre en Catalunya) así como la excesiva y desproporcionada prisión provisional de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.
Respecto a la libertad de expresión, la nueva ofensiva represora del Gobierno de Rajoy basada en la aplicación de los llamados “delito de odio” y “de enaltecimiento del terrorismo” estaría constriñiendo hasta el paroxismo la libertad de expresión mediante la imposición sistemática de multas estratosféricas y condenas de prisión para incontables tuiteros como Boro o raperos como Valtonyc, por lo que AI constata que el ejercicio de la libre expresión en las redes sociales “se ha vuelto cada vez más peligroso debido a las reformas en la Ley Orgánica de protección de la Seguridad Ciudadana y del Código Penal, por las cuales se amordaza el ejercicio de los derechos de reunión pacífica y de libertad de expresión y se daña el derecho a la información” .
La Haine
Texto completo en: https://www.lahaine.org/iamnistia-internacional-certifica-el-final

El sionismo es un eurocentrismo .

Entre la perversa eyaculación europea, el epistemicidio y el imponernos sus propios fantasmas
El sionismo es un eurocentrismo



Entre algunos cabos sueltos Esa noche salieron a embriagarse, torrencial etílico, pero la resaca de la mañana siguiente se la impusieron a otros, dictando sobrias reprimendas, éticas y estéticas cátedras de alcoholismo.
El supremacista Adolfo Hitler, queriendo crear la raza aria, fue quién más arios masacró, entre ellos a sus propios hermanos arios no católicos, los arios judíos.
La trilogía monoteísta judío/cristiana/musulmana es una herencia de la ancestralidad ethnoárabe. Sí Europa hubiese preservado su propia identidad, imaginario, cosmogonía y sentimiento politeísta o creado su propio monoteísmo, la propaganda eurocentrista sería otra.
----------
Podemos suponer que el colonialismo es visto hoy como un anacronismo, con el poder de la tecnología fue un precedente omnipresente de barbarie, horror propio de toda inhumanidad. Sin embargo fue el motor de la economía e Historia, además de ser fuente de orgullo, gloria, grandeza e identidad nacional y cultural, imposible no ser dentro de un constructo de “valores morales”.
El colonialismo no es propio de Europa, pero si es Europa la que sustenta ese protagonismo Histórico.
El sionismo es un movimiento colonial europeo que va más allá de una clásica colonización, consiste en la fabricación de un Estado-Nación (Israel), que no proviene de un pueblo sino que se sirve de la religión y aunque se vale de ella, no es del todo una teocracia ya que la religión es el camuflaje, justificativo y atractivo de dicho proyecto colonial.
En el clásico colonialismo el colonizador toma la tierra del pueblo y denigra su Historia. En el caso del colonialismo sionista, como es un colonialismo que no proviene de un pueblo sino de un movimiento que quiere devenir en pueblo, coloniza la tierra y por lo tanto la Historia del pueblo a colonizar. En este caso se hace pasar como el descendiente del antiguo pueblo Hebreo, un pueblo semita que no guarda ningún vínculo con el linaje indo-europeo, askenazi (judío europeo, europeo de religión judía).
Lo absurdo de la ilustrativa farsa marca la pauta e incluso el sentido. El demente de Adolfo Hitler no sentía a sus compatriotas alemanes de religión judía como alemanes. Imaginémonos a los europeos portadores de su propio politeísmo, no considerar a sus compatriotas europeos cristianos como europeos. Los europeos/occidentales, creen y sienten que los judíos son un pueblo y que son de raíces hebreas. Mezclan religión con etnicidad y se empatucan la boca como vanguardia secular. La incoherencia es amo y señor.
La lucha contra el epistemecidio
Decir que los judíos no son un pueblo es un tabú, es hasta no inteligente y contraproducente decirlo, es aniquilarse, es una presa fácil para atacarte de antisemita. Hay que luchar contra ese epistemicidio, hay que resistir, rescatar la Historia y en este caso erradicar el anacronismo y atrofia del colonialismo sionista eurocentrista. Es una lucha de honestidad intelectual.
Y a viva voz hay que expresar que los judíos no son un pueblo, de la misma manera, los cristianos y musulmanes tampoco son un pueblo, ni los ateos, gays, ecologistas, feministas etc.
La doctrina, la religión, el credo, la fe judeo-cristiana, que es una herencia de la etnicidad árabe (no solo el islam) y decir esto puede impactar, insultar y/o llamar a la reflexión. Ahora por muy seculares, agnósticos, ateos e incluso antirreligiosos que seamos, la manipulada, narrativa judeo-cristina, dormita, hace ecos de encanto en la sique y sentimiento del occidente. Impecable y hermosa la frescura del actual colonialismo eurocéntrico, denominado sionismo. La carta religiosa del sionismo ha sido grandiosa, un opium que les hace sentir que no son retrógrados religiosos ni salvajes colonizadores.
Aparte de la manoseada carta religiosa europea (invisible, éter), el otro elemento a agregar, es el drama de la persecución judía en Europa, puntualizo, de la persecución de europeos contra europeos, el uno de confesión judía y el otro de confesión católica. Nunca nos preguntamos o reflexionamos sí eso fue un conflicto religioso, un odio judíocristiano entre hermanos europeos. Cuando se trata de europeos no se enfoca como un conflicto religioso, no, pero cuando se trata de árabes si. Pudiésemos manipular y decir que fue un conflicto religioso, pero en realidad fue un conflicto de poder económico. Allí la religión es una herramienta capitalista.
Desde milenios, Europa ha cometido los grandes genocidios contra múltiples pueblos y también contra sus propios pueblos, un ejemplo son las dos Guerras Mundiales que en realidad no fueron mundiales ya que muchos países no participaron y en grandes líneas fueron entre europeos y/o el occidente. Pero ante el genocidio europeo solo vemos el lamento, luto, la memoria y reflexión hacia sus hermanos europeos de confesión judía, ni siquiera frente a sus hermanos europeos polacos, de confesión católica y mucho menos ante la expoliación y genocidio afro, asiático e indoamericano. Lo digno es que exista un lamento, memoria y reflexión global.
En el histórico torbellino del voraz genocidio europeo, hay un hito y es cuando el blanco europeo osó masacrar a su propio hermano blanco europeo (de religión judía) y el genocida más que reconocerlo lo lamenta, pero no lo lamenta por voluntad propia sino porque su compatriota europeo (de religión judía) se lo exige e impone. Y el europeo (de religión católica), se somete porque ese otro hermano europeo tiene como someterlo. Lo somete con la banca, con su poder y talento económico, científico, mediático, artístico, académico, la banca. Es además un europeo blanco (de religión judía) que no se ubica en una zona determinada de Europa sino en toda ella, como en toda ella están los cristianos europeos.
Ser sionista se convirtió en honor, deber, sentimiento, identidad, fraternidad, el bien ser y encanto. Una mutación colonial (Israel) y el post exterminio al pueblo palestino. Una necrofilia, en la que se traiciona la memoria del Holocausto Judío y la memoria de los genocidios a demás pueblos.
Conmemorar el Holocausto Judío es un ritual de esplendor, sobriedad, amor, trémolo y reflexión, que el blanco realiza a su hermano blanco y en la que el resto del mundo, masacrado por ellos debe admirar y hasta agradecer y obedecer. Me lloras.
Debemos cargar con los fantasmas que padecen los europeos. Me lloras, la metafísica del sometimiento. El blanco europeo de religión cristiana, que viola a su blanco hermano europeo de religión judía, desde el templo del secularismo intelectual, el neo sacerdocio inquisidor.
Tal vez esa entrega y/o realidad que hace el europeo de religión judía a su hermano europeo de religión católica, no fuese tal, sino existiese el proyecto colonial sionista. El europeo de religión judía, su crimen contra mí, es mi derecho a reproducirlo contra el otro, el otro que no es europeo como nosotros. El europeo de religión católico siente que es deber apoyar su fascinante proyecto sionista.
Por mencionar un caso y sin remontarse lejos en la Historia, veinticuatro años antes del arribo al poder del genocida Adolfo Hitler, fallece el Rey Belga Leopoldo II, quién había exterminado mínimo 8 millones de congoleños. Allí no hay lamento, memoria, conmemoración ni reflexión. Negros, que no eran europeos. Y tampoco hay filosofía, poesía, cine, teatro, etc. No hay una banca congoleña coreando humanidad. Sin la banca no hay arte. Y el Rey Leopoldo II que llegó a ser propietario absoluto del Congo, generándole conflictos con la propia Bélgica, ya que consideraba que el Congo debía ser colonia de Bélgica y no su propiedad. Hoy ese monstruo se encuentra enterrado en una santa y trémola Iglesia neogótica en Bruselas, como si fuese santo. Existen monumentales estatuas y bustos, en Paris existe la Avenida Leopoldo II en su honor, entre otros.
Jean Paul Sastre, una dignidad intelectual europea, que esquivó abordar la tragedia palestina con Edward Said y terminó apoyando el colonialismo israelí, ese fantasma de una sociología eurocéntrica (el chantaje del antisemitismo) tal vez pudo más que él. Todo lo contrario a su gran amigo, Jean Genet, otra dignidad intelectual europea, y que si sobrevivió a las ataduras eurocéntricas.

jueves, 22 de febrero de 2018

Escandalo Marca España.- Libertad de expresión caput .


La libertad de expresión es más sagrada que dios, el rey y el Ibex 35

Estos jueces utilizan la justicia para perpetuar un sistema injusto. No protegen el Estado de derecho, protegen el Estado de privilegios. Dios, el rey y el statu quo.





 

Tres años y medio de cárcel para el rapero Valtonyc por injurias al rey, enaltecimiento del terrorismo y amenazas. Dos años y un día para los raperos de La Insurgencia, dos años para el rapero Pablo Hásel y un año para el rapero César Strawberry, todos por enaltecimiento. El rap de denuncia en España es una profesión de alto riesgo. No comparto la violencia de muchas de sus letras, pero defiendo su libertad para cantarlas. En una democracia nunca deberían estar sometidas a la condena penal, solo a la crítica social, y en todo caso, a la justicia civil. A una multa, nunca a prisión.
La privación de libertad por ejercer la libertad de expresión es una barbaridad para cualquier demócrata y también para el Consejo de Europa, el Tribunal de Derechos Humanos y las Naciones Unidas con los que España tiene firmados convenios. La jurisprudencia internacional establece que los cargos públicos no están más protegidos sino más sometidos que el resto al examen y el reproche social. Las libertades del ciudadano prevalecen sobre las instituciones porque éstas están al servicio de aquéllas. En democracia, no en España.






El derecho internacional también dice que las expresiones violentas tienen que ir ligadas a la voluntad de cometer actos de terrorismo para ser considerados como tal. No es el caso. Son raperos que utilizan frases extremas para atacar el abuso extremo del poder, pero no son terroristas, por más que lo repitan estos nuevos inquisidores que aplican un Código Penal desfasado como los censores de un régimen totalitario. Como ellos, la turba que les aplaude tiene nostalgia de dictadura, no sed de justicia.
Estas condenas dan la razón a los raperos: lo llaman democracia pero es autoritarismo. Todo lo que no es sistema, es ETA. Desde que la banda no mata, ha habido más condenas que nunca por enaltecimiento. Contra el terrorismo viven mejor. De eso se trata, de que los de arriba sigan viviendo mejor. Estos jueces utilizan la justicia para que perpetuar un sistema injusto. No protegen el Estado de derecho, protegen el Estado de privilegios. Dios, el rey y el statu quo.
Un joven es multado por un montaje de Cristo que ofende los sentimientos religiosos. Se retira en ARCO una obra de Santiago Sierra que llama “presos políticos” a los presos independentistas. Una jueza ordena el secuestro del libro Fariña de Nacho Carretero sobre narcotráfico por petición de un político aludido que fue condenado y después absuelto por un defecto de forma. La reacción del público ha sido agotar los 10.000 ejemplares a la venta en Amazon. Ésa es la única respuesta. Frente a la censura, rebelión.
Frente a toda censura, incluso la que persigue lo que nos disgusta. La red está llena de comentarios machistas y fascistas que quedan penalmente impunes. La diferencia con los raperos es que no atacan al poderoso sino al vulnerable y, aún así, defiendo su libertad para expresarse, como la nuestra para mostrar nuestro rechazo. En todo caso, si sus amenazas ponen a alguien en peligro, que se les persiga como a cualquiera. Debemos proteger al más débil sin debilitar nuestras libertades.
Todos los derechos tienen límites pero los de la libertad de expresión tienen que ser excepcionalmente amplios para que podamos hablar de democracia. El sistema democrático lo es porque admite también a los antisistema. La libertad de expresión es más sagrada que dios, el rey o el Ibex 35.







Nota del blog ..Pues al Gobierno le caen una tras otra , primero el tribunal europeo sobre maltratos policiales a etarras , y su  ausencia de garantias procesales , luego el reciente informe de Amnistía internacional , ellos tan respetuosos siempre con ellos si lo dicen de otros ,  como el anterior de Human Right Watch, y así para combatirlo dicen que los que apoyan el 155 ,  los secesionistas pagan a AI, a los jueces belgas, al gobierno suizo, a los jueces daneses, al New York Times y a todos los ciudadanos que piensen lo mismo. y el informe del "uso excesivo de la fuerza" el 1-O, en el informe anual de Human Rights Watch tambien lo pagaron y Roures es dueño de Skay News .. por sacar las cargas policiales . Como sino fueran reales . Solo ver que clasifican en este medio, de extrema izquierda a AI ya se ve hasta donde se ha ido quien lo dice   ...o sea al abismo EN http://cort.as/-2421.
 Cuando  El País dice esto  , el rio agua lleva


 
 
 y ver  ..